Ir al contenido principal

SALES AROMATIZADAS


Si quieres dar la nota de sabor a tus platos, con un aroma distinto y un sabor marcado en los primeros bocados, lo mejor es una buena sal aromatizada.

Utilizar la sal para dar sabor o para resaltar sabores es de las cosas más básicas y fáciles que podemos hacer, sobre todo cuando empezamos a trastear en la cocina. Lo cierto es que el sabor y textura de la sal está bastante infravalorado, lo usamos como rutina y sólo nos percatamos de ella cuando nos pasamos o cuando no llegamos.

Una muy buena forma de darle protagonismo es terminando nuestros platos con un delicado toque de sal aromatizada, justo antes de servir el plato. No tiene mucho sentido utilizar una sal aromatizada durante la cocción porque se va a deshacer y mezclar con todos los ingredientes y no lo notaremos, además de que es lo mismo que añadir por separado sal y la especia o especias que lleve. Sin embargo, cuando tenemos una sal aromatizada o la hacemos nosotros, el tacto es diferente, la forma es diferente, el aroma y el gusto cambian mucho, y hay que sacarle partido.

Las sales con limón, jengibre, pimentón o especias, son de las más comunes y apreciadas por su delicado sabor y aroma. Una pizca de sal con jengibre sobre unas verduras en tempura, o sal al pimentón sobre un arroz son suficiente para que notemos cómo la sal cruje y se deshace en nuestra boca mientras se mezclan los aromas y sabores del resto del plato.

Prueba a hacer tus propias sales aromáticas para coronar tus platos (o incluso como regalo), te saldrá muy barato:

Necesitarás sal, gorda o normal, dependiendo de cómo quieras la sal aromatizada. Si quieres que quede finísima, utiliza sal normal; si quieres que quede en trocitos ligeramente más grandes y más irregulares (esto es una ventaja para la textura si la queremos crujiente), elige sal gorda. También sirven las sales sin sodio.

También necesitarás especias. Aunque lo ideal es utilizar las que mejor combinen con los sabores de tus comidas habituales, puedes usar las que quieras, y combinar más de una.

Por último, como accesorios, unos botecitos donde guardar la sal (mejor que sean pequeños, como los de especias), una batidora (preferiblemente de vaso) y, si quieres, unas etiquetas como la de la foto, para ordenar tus sales.

Para cada tipo de sal mide la cantidad que necesitas con el bote donde la guardarás. No lo llenes hasta el borde, deja un margen, y pon la sal en la batidora.

Ahora la especia o especias. Procura no utilizar especias que estén húmedas, como el perejil fresco o el limón, porque harán que la sal se apegotone. Mejor desécalas primero o utilízalas ya secas. La cantidad de especias depende de cuánto aroma y sabor quieras en tu mezcla. En general, 1 cucharadita y 1/2 por botecito está bien. Bátelo con la batidora 20 segundos y guárdalo en tu bote.

Especias que te irán muy bien:
  • Romero
  • Orégano
  • Tomillo
  • Clavo de olor
  • Pimentón ahumado
  • Chili
  • Cúrcuma
  • Albahaca
  • Semillas de hinojo
  • Comino

Mezclas para dar sabor y color:
  • Romero + clavo
  •  Tomillo + pimentón
  • Comino + hinojo
  • Chili + orégano
  • Pimienta negra + cúrcuma

Para una sensación de “recién molido”, pon tu mezcla en un molinillo en lugar de pasarlo por la batidora, de esa forma bastará con echar mano del molinillo una vez en la mesa.
Por supuesto, no te pases con la sal en la preparación de los platos, si vas a terminarlos con sal aromatizada agrega poca sal en la cocción o, a ser posible, ninguna.

Fuente: http://www.gastronomiavegana.org/bricocina/crea-tus-propias-sales-aromatizadas/

Entradas populares de este blog

COMO ACOMODAR LOS ALIMENTOS EN EL REFRIGERADOR

Cada zona de la nevera tiene unas particularidades muy específicas de temperatura que permiten almacenar los alimentos según sus necesidades de frío
De la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos, en ocasiones puede suponer también un foco de contaminación. El principal problema es la aparición de contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección. La clave para evitar posibles riesgos radica en una correcta colocación de los alimentos. Debe tenerse en cuenta, además, que no todos los alimentos son aptos para almacenar en frío. 
Si se observa cómo están colocados los alimentos en este instante en la nevera, lo más seguro es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo alimentario. En la nevera se almacenan todo tipo de alimentos, y más ahora durante el verano. Carne, pescado, quesos, embutidos, frutas, vegetales, alimentos crudos, aliment…

HELADOS

En su forma más simple, el helado o crema helada es un postre congelado hecho de leche, nata o natillas combinadas con saborizantes, edulcorantes y azúcar. En general los productos utilizados en su elaboración son: leche, azúcar, edulcorantes, nata de leche, huevo, frutas, chocolate, frutos secos, yogur, agua mineral y estabilizantes.
En el proceso antiguo de elaboración se hacía una mezcla de leche, azúcar, nata y algún estabilizante. Esta mezcla se congelaba, agitándola durante el proceso para prevenir la formación de grandes cristales de hielo. Tradicionalmente, la temperatura se reduce ubicando la mezcla en un recipiente, que es sumergido en una mezcla frigorífica de hielo molido y sal. La sal disminuye la temperatura de fusión del hielo, absorbiendo así una mayor cantidad de calor liberado por la crema, helándola durante el proceso.
En 1913 se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, en los palacios del Mantecado, que es el corazón de todo el mundo de fabricación*…

HISTORIA DEL DULCE MEXICANO

Los antiguos mexicanos que vivieron en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles ya preparaban algunos de nuestros dulces típicos, mezclando frutas, semillas, algunas especies y miel. También se utilizaron las bondades del aguamiel que se extrae del maguey, la melcocha obtenida del jugo de tuna concentrado y del mezquite, que mezclados con el maíz, cacao y la semilla de amaranto, se originaron dulces como el pinole, el chocolate y la alegría.

La mayor parte de nuestros dulces típicos están elaborados con frutas autóctonas, pero a la llegada de los españoles, los conventos fueron cuna de varios de estos dulces, pues las monjas combinaron las costumbres culinarias europeas con las indígenas, dando como resultado esas exquisiteces que conocemos como dulces típicos mexicanos que los europeos degustan en los restaurantes más finos.

Los mexicanos aportamos la calabaza, el chilacayote, el coco, el cacao, la tuna, el maíz, el amaranto y los españoles trajeron la caña …